viernes, 12 de julio de 2013

Boumort: Walden


"A la par que estamos empeñados en explorar y aprender de todas las cosas, requerimos que todas ellas sean misteriosas e inexplorables, que la tierra y el mar sean infinitamente salvajes, no inspeccionados ni sondeados por nosotros, por ser insondables. Jamás nos hartamos de la Naturaleza". H.D. Thoreau, Walden o La vida en los bosques.

sábado, 23 de febrero de 2013

Nieve

Anoche cayó una buena nevada en la parte alta de Barcelona. No he podido resistir la tentación, coger el tren y darme un paseíto hasta el Turó del Mussol. Los del litoral tenemos esta extraña veneración por los cristales de hielo, ¡qué le vamos a hacer!

Por el camino muchos petirrojos, palomas torcaces, currucas cabecinegras bien escondidas y una lavandera cascadeña.


martes, 5 de febrero de 2013

Viento





Carrizos, hembra de cernícalo y garceta en Cal Tet, el pasado domingo.

martes, 22 de enero de 2013

Las grullas y Sadako

Tras el bombardeo de Hiroshima por la aviación norteamericana el 6 de agosto de 1945, cientos de miles de personas quedaron afectadas por la radiación liberada por la bomba Little Boy. Sadako Sasaki fue una de aquellas personas; con apenas nueve años de edad contrajo leucemia. Mientras convalecía en el hospital, una amiga de Sadako le contó la leyenda que afirma que aquel que sea capaz de fabricar mil grullas de papel recibiría la bendición de una grulla, permitiéndole así gozar de una vida longeva. Sadako murió cuando llevaba construidas 644 aves.

La historia de Sadako se convirtió en un símbolo de esperanza para el Japón de la posguerra y hoy en en día una estatua del Parque de la Paz de Hiroshima recuerda a la pequeña Sadako, que sostiene entre sus manos una enorme grulla en origami.

Larga, larga vida a las grullas.


El pasado 29 de diciembre, cerca de la Puerta Sur de los humedales del Hondo, en Alicante, pudimos observar el elegante aterrizaje de una treintena de grullas. La observación inaugura el cuaderno de campo de este año.

domingo, 20 de enero de 2013

Hierbas de invierno

El invierno en la costa mediterránea es como una preprimavera aunque sea 5 de enero, víspera de Reyes. Ese día el termómetro del coche marcaba 9 grados en Tiana, un pueblo de los alrededores de Barcelona ubicado en la Serralada de Marina, y en el descampado donde hice la foto con el móvil ya se veían los tallos verdes de los Asphodelus (Gamoncillo/Cebollí) apuntando al cielo, las cabezas blancas de la Lobularia maritima (Aliso de mar/ Caps blancs) temblando con la brisa matinal y las espigas de la Hyparrhenia (Cerrillo/Abellatge) dorándose al sol frio de principios de año.