Sin ojos, sin corazón


Podrían ser los colmillos de alguna fiera marina, pero son los restos externos de un par de Dentalium vulgare, conocidos como Dientes de elefante o Ullals, un tipo de molusco perteneciente a los escafópodos (literalmente "pie-bote", en griego) que vive semienterrado en la arena desde la orilla del mar hasta en fondos fangosos de más de 4000 metros de profundidad.

Este resto en forma de incisivo protege a un animalillo blando y diminuto, equipado con unos delicados captáculos (unos apéndices parecidos a los tentáculos) que rodean una boca -o rádula- con cinco dientes. Los captáculos son muy sensibles y con ellos el Dentalium atrapa sus microalimentos. No hay ojos en este curioso invertebrado ni tampoco un corazón propiamente dicho, las funciones que en otros animales cumple este órgano son realizadas por un saco membranoso.

Los caparazones de esta misteriosa bestia bentónica los encontramos hace unos días en la concurrida playa de la Barceloneta, pero los turistas pueden estar tranquilos, el Dentalium jamás ha atacado a ningún ser humano y si esto ocurriera... bueno, con poco más de dos centímetros de longitud, dudo que nuestro Ullal saliera ganando.

FOTO: E.M.E

Comentarios

Jara Garcia ha dicho que…
Vaya tela!
La verdad es que el mar es otro mundo, y realmente sabemos tan poco de su fauna, ya que solamente hemos explorado lo superficial, si tenemos en cuenta las profundidades de nuestro planeta.
Muy interesante! Besos!
Wiklimántica ha dicho que…
¿No me lo puedo creer? Un descubrimiento fantástico.

Saludos desde Wiklimántica.com, "una plataforma hecha por ti y para ti para contarle al mundo lo que está pasando en el medio ambiente. Una enciclopedia en permanente construcción donde cada día hay algo nuevo"
DAVIDACHO ha dicho que…
ojos que no ven, corazón que no siente, para que quiere un corazón si no tiene ojos.
E.M.E ha dicho que…
Hombre, estoy seguro de que viven el amor apasionadamente a su manera... Y no ver no implica no amar...